La técnica del Feng Shui ha ido adquiriendo gran popularidad durante los últimos años. Ya sea en hogares o empresas, cada vez más personas utilizan sus métodos para crear un ambiente más armónico y positivista. Para ello, la iluminación ocupa un papel fundamental, pues es uno de los elementos clave a la hora de crear una correcta energía.

 

¿En qué consiste el Feng Shui?

 

El Feng Shui es una técnica oriental mediante la cual se pretende crear un mayor flujo de energía positiva a través de una correcta distribución y organización de elementos en un establecimiento, sumado a una serie de técnicas. Todo ello servirá para crear un ambiente armónico, favoreciendo al positivismo y bienestar de las personas presentes en él.

 

El Feng Shui influye directamente en las actitudes y formas de actuar de las personas. Sin embargo, muchas personas aún dudan de la efectividad de este tipo de técnicas. Aún así, muchos expertos en la materia han demostrado que el empleo del Feng Shui garantiza una mejor sensación de bienestar en las relaciones con el resto de personas. Es por ello que han sido aplicadas incluso en ambientes de negocio, pronto se obtendrían resultados positivos para las empresas, y así ha sido.

 

El Feng Shui se basa en elementos naturales, y uno de los más importantes, junto al agua, es la luz, que representa el fuego. En estos casos, la iluminación, ya sea natural o artificial, juega un papel de vital importancia para lograr un mejor flujo de energía positiva. Todo ello va sumado a un bienestar en términos de ahorro de dinero, pues el tener un control de la luz permite al cliente comparar tarifas y elegir aquellas que más se ajusten a unas necesidades concretas.

 

Técnicas de Feng Shui en la iluminación

 

La relación entre el Feng Shui y una correcta iluminación puede apreciarse en varios sentidos. Ya sea por la orientación de la luz, por el tipo de la misma, o por el soporte que se utilice, existen varios consejos que permiten a los usuarios crear un ambiente idílico gracias a la luz.

 

Lo primero que se recomienda a nivel de iluminación en las técnicas de Feng Shui es orientar el domicilio, a través de una correcta organización, de tal modo que entre gran cantidad de luz natural, con el fin de que el usuario pueda llegar a sentir esa energía positiva desprendida directamente de los rayos de sol. Sin embargo, no todo tiene que ver con la luz natural, sino que existen técnicas referentes a las luces de focos y bombillas que pueden aumentar una mayor sensación armónica en el hogar o trabajo.

 

A continuación, se describen los mejores consejos para lograr mayor positividad mediante técnicas de Feng Shui para la iluminación:

 

  • Orientar la casa de modo que la luz que entre se refleje en aquellos elementos de color. Esto provocaría sensación de armonía y esperanza
  • Dar prioridad a luces cálidas que frías. Para ello, conviene contratar un correcto sistema de iluminación para el hogar y evitando rincones o zonas oscuras o sin iluminar.
  • Utilizar elementos como visillos o papel de filtro en las bombillas y focos para que la luz sea más tenue y provoque una mayor sensación de bienestar.
  • Ajustar la intensidad lumínica en habitaciones en función de las actividades que estemos realizando en ese debido momento. Para actividades más pausadas como leer o escuchar música, utilizaremos tonos más suaves que cuando estemos practicando algún deporte, por ejemplo.
  • Es muy importante ligar la luz a elementos decorativos. La iluminación empotrada en techos o paredes, o en lámparas de adorno evita tener elementos visuales no deseados y le da al hogar un toque mucho más armónico y amplio, puesto que la energía fluye más fácilmente.