¿Te has preguntado si tu dormitorio es realmente feng shui?

¿Duermes correctamente o notas que podrías mejorar la calidad de tu sueño?

Debes saber que el dormitorio es la primera zona que deberíamos trabajar dentro de tu casa, es el espacio más importante ya que pasamos entre 7 y 8 horas, reposando, revitalizando y reponiendo nuestro organismo. Es la zona que habla también de la pareja y de las relaciones.

Por lo tanto, las energías de esta zona son de crucial importancia para nuestra salud y bienestar.

El dormitorio principal es el encargado de activar las relaciones de pareja. Relaciones equilibradas, donde ambos tengan las mismas oportunidades.

Hay que ventilar cada día y dormir con la puerta abierta siempre que se pueda porque nos ayuda con la respiración. Hace que las energías fluyan sin oprimirnos y crea un ambiente más relajado.

También es importante buscar una decoración femenina y masculina, en definitiva, unisex. Es necesario encontrar una combinación de ambas energías, consiguiendo el yin y el yang. Los tonos tierra son perfectos ya que aportan mucha calidad, buscar tejidos naturales como el algodón para la cama. Los tonos tierra en sus diferentes variantes (beige, ocres) generan un ambiente calmado y elegante creando una combinación energética muy positiva. Evita siempre los colores chillones y poco relajantes.

No obstante, recuerda, si tu dormitorio no está bien posicionado y no es posible hacer una obra para cambiarlo de zona en tu casa, quizás el elemento predominante sea otro…

Si tu cama es de esas de almacenaje, procura que toda la ropa o los objetos que tengas estén en perfectas condiciones y todo limpio.

Desaconsejamos totalmente la colocación de espejos o televisores dentro del cuarto y sobre todo enfocando o reflejando la cama ya que representa el elemento agua, siendo ésta una energía en movimiento dificultando un buen descanso.

Los espejos son una energía muy YANG y necesitamos una energía YIN porque en el cuarto tenemos que descansar de verdad.

Si es necesario tener la TV en tu dormitorio te recomendamos taparla por la noche.

Igualmente procura no tener otros objetos electrónicos en tu dormitorio que interfieran en tu sueño.

Es mejor dormir con el móvil en modo avión y olvídate de cargarlo pegado a tu cabeza.

En cuanto a la pieza por excelencia del dormitorio: la cama, nunca la pegues hacia un lado de la pared. Esto representa que uno de los dos (en caso de dormir en pareja) tiene menos oportunidades. Está “encarcelado” por las posibilidades que podría brindarle la vida. Por lo tanto, es fundamental que la cama esté en medio, pegada a la pared, siempre con un buen cabecero, esto es obligatorio ya que hace de tortuga protectora que nos hace sentirnos arropados, y que el espacio a los lados de la cama sea el mismo con mismas mesitas de noche, un tamaño medio y unas lámparas de noche iguales.

Es imprescindible respirar una dualidad en la decoración del dormitorio principal para fomentar una pareja estable y duradera.

En cuanto a la posición de nuestra cabeza, es mejor que no esté en una corriente entre puerta y ventana. Si la puerta del dormitorio está enfrentada a una ventana nos desequilibra nuestros estados vitales.

Igualmente es mejor evitar cuadros muy grandes, estanterías u otros objetos y ventiladores encima de la cama, ya que son flechas envenenadas, sin dejarnos dormir al 100%.

Estos objetos encima nuestra crean en nuestro subconsciente una información de que en cualquier momento se podría caer y por lo tanto no reposamos igual de bien.

Las fotos, los cuadros o cualquier objeto que sea vistoso procura tenerlos en dualidad.

Por último, puedes añadir 2,4 o 6 cojines encima de la cama nunca más y mejor número par para generar de nuevo ese equilibrio en la pareja.

En cuanto al cuarto de baño, si éste está integrado en el cuarto, no es la situación ideal, cierra siempre la puerta. Lo idóneo sería que tu dormitorio principal estuviera lo más alejado de la puerta principal de tu casa.

¡RECUERDA: El dormitorio tiene que ser un remanso de paz y un lugar cómodo, tu templo del descanso!