En estas circunstancias tan complicadas ocasionadas por el COVID-19, muchos debemos trabajar desde casa y esto no siempre es fácil. Por ello, desde el punto de vista de bienestar del hogar es posible crear un buen espacio de trabajo:

Lo primero que deberías hacer es averiguar cuál es la orientación de tu casa con respecto al eje magnético de La Tierra. Si sabes la orientación de la fachada de tu casa, por ejemplo, orientación Sur, podrás perfectamente saber qué sector de tu casa coincide con cada uno de los puntos cardinales. Una vez descubierto esto debes saber que el sector de la Carrera Profesional se encuentra siempre en la orientación Norte de tu casa.

Es en esta zona dónde hay una mayor energía favoreciendo todo lo relacionado con tus actividades laborales. Por tanto, lo idóneo sería montar tu home office en esa estancia de la zona norte de tu vivienda.

Si esto no es posible porque coincide con el baño o la cocina, entonces busca una estancia tranquila donde no tengas interrupciones y alejada de las zonas de mayor ruido (provengan de la propia casa o de la calle).

A continuación, configuraremos el puesto de trabajo de una forma ergonómica. Lo fundamental es situar tu sillón o silla de trabajo de espaldas a la pared. Esto nos permite minimizar los imprevistos y dar más solidez a nuestros proyectos, además de proporcionarnos una mayor concentración en la tarea.

Es importante que nuestra butaca tenga un buen respaldo, a ser posible que sobresalga un tanto por encima de nuestra cabeza, sobre todo si finalmente no hemos podido colocarnos de espaldas a una pared y preferimos tener enfrente una ventana. En este caso, aunque no es lo ideal, sería conveniente no tener muchas distracciones enfrente nuestro para no fatigarnos ni limitar nuestra creatividad ni nuestras ideas.

No olvides tener tu espacio siempre ordenado, bien organizado y limpio. Puedes tener a la izquierda tus libros, archivos, documentos, tu estantería con aquellos papeles necesarios para tus tareas o simplemente la pared que hará te sientas más protegido y concentrado. A la derecha de tu espacio de trabajo es mejor reservarlo para tu móvil, tu impresora o la propia pantalla del ordenador, permitiendo así tener un mayor campo de visión en todo lo que estás haciendo. Todo esto propiciará más calma y lucidez en tu día a día.

Estas pequeñas pautas harán que explotes tu zona de trabajo y puedas rendir mucho más.


Si quieres descubrir más sobre tu mejor zona de trabajo, tus perfiles energéticos y tu mejor orientación para descansar, trabajar etc. puedes contactar con Área Feng Shui, expertos en bienestar decorativo desde hace más de 12 años.